El  autismo  es  una  discapacidad  permanente  del  desarrollo  que  se  manifiesta  en  los  tres  primeros  años  de  edad.  La  tasa  del  autismo  en  todas  las  regiones  del  mundo  es  alta  y  tiene  un  terrible  impacto  en  los  niños,  sus  familias,  las  comunidades  y  la  sociedad.

A  lo  largo  de  su  historia,  el  Sistema  de  las  Naciones  Unidas  ha  promovido  los  derechos  y  el  bienestar  de  los  discapacitados,  incluidos  los  niños  con  discapacidades  de  desarrollo.  En  2008,  la  Convención  sobre  los  Derechos  de  las  Personas  con  Discapacidad  entró  en  vigor,  reafirmando  el  principio  fundamental  de  universalidad  de  los  derechos  humanos  para  todos.

La  Asamblea  General  de  las  Naciones  Unidas  declaró  por  unanimidad  el  2  de  abril  como  Día  Mundial  de  Concientización  sobre  el  Autismo  para  poner  de  relieve  la  necesidad  de  ayudar  a  mejorar  las  condiciones  de  vida  de  los  niños  y  adultos  que  sufren  este  trastorno.


















Comentarios: